Debemos tener coherencia en la Web. Una mirada comunicacional.

Por: Juan Sebastián Delgado Gil @juansedg

“Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive”
Gabriel Marcel

Esta semana decidimos hacer algo distinto, pero interesante y es tocar un mismo tema desde dos miradas diferentes, en este caso escogimos la coherencia que debemos tener entre nuestro comportamiento virtual y presencial. Analizaremos el tema desde el punto de vista de la comunicación y desde la psicología. El primero es este artículo que están leyendo, el segundo lo tendremos disponible el día de mañana. Los dejo con “la mirada comunicacional”.

Alguna vez le escuché a un dirigente de mi ciudad que uno debía tener “coherencia entre lo que se piensa, lo que se hace y lo que se dice“. El en ese momento se refería al actuar diario como individuos y obviamente no mencionaba lo digital, pero con el paso de los días y la evolución tecnológica, esa frase, tan conocida por muchos, se debe seguir utilizando en nuestro diario vivir, pero ahora incluyendo lo online. Todos los días, a veces sin darnos cuenta, estamos en nuestras redes haciendo Networking,  esa “filosofía” que consiste en el establecimiento de una red profesional de contactos que nos permite darnos a conocer a nosotros o a nuestro negocio, y que nos permite escuchar y aprender de los demás, encontrar posibles colaboradores, socios o inversores. Ahí es donde más vital se hace esa frase que muchas veces le escuchara pronunciar a este dirigente.

Ya llevado al ámbito digital, podemos decir que dos de los puntos más importante en el Networking (sea a propósito o coincidencial) son la imagen y la reputación, las cuales importan porque son quienes desarrollan las percepciones que tienen nuestros públicos de nosotros, a su vez son las que marcan la diferencia, conectan al cliente con nuestros productos o servicios o con nosotros mismos (tomados como marca) y dan información de nosotros, gestionadas, en la mayoría de los casos, desde las Relaciones públicas.

Hay un concepto claro y es que “como te ven te tratan”, genera una buena imagen y tendrás un “cliente” satisfecho, genera una mala, tendrás tres insatisfechos y desafortunadamente y gracias a internet, esos tres en un minuto pueden ser mil. Un mal concepto de un cliente se puede conectar con un mal concepto de otro cliente así sea con otra marca, pero del mismo sector económico. Lo que puede desencadenar una especie de “efecto dominó”, entre nuestros usuarios y otros relacionados.

Pero esto no solo se ve, o aplica, en el ámbito empresarial, también en el personal, si usted es un gran ejecutivo en la vida “real” (como usualmente se le llama a la vida offline) y se comporta de una manera inadecuada, ya sea con una mala publicación, comentario o imagen, su falta de coherencia seguramente se verá reflejada en el trato que reciba por quienes interactúan con usted y tienen contacto con sus redes. Un ejemplo muy conocido son las “niñas” que se quejan porque las tratan mal o hieren sus sentimientos con los comentarios inadecuados que les hacen y en Facebook mantienen publicando fotos semidesnudas o en poses comprometedoras. O las mujeres que dicen querer una pareja juiciosa, “de la casa”, seria, entre otras y cada 8 días se les ve, por sus publicaciones, en rumbas y vestidas, como dirían las mamás, “de cualquier manera”.

La invitación con este pequeño artículo es a revisar que nuestro comportamiento sea igual, tanto afuera como adentro de las redes. Recuerden que al usted publicar algo, su nombre lo dice, se vuelve un bien público, por muchas políticas de privacidad que tengan los distintos espacios online. Además tenga presente algo, todos tenemos lo que se llama “Sombra digital”, que no es otra cosa que la cantidad de contenido que se generan sobre usted (A través de correos electrónicos, fotos, comentarios u otros), pero que usted no genera y que además no se da cuenta (en la mayoría de los casos) de que se generó. Y no se le olvide que también existe la “Huella digital”, que es esa interacción constante que usted tiene en los diferentes espacios digitales. Estas dos “bobaditas” hablan de usted todo el tiempo y le están contando al universo cómo es su vida en la red y lo preocupante (o no, depende de su comportamiento) es que dentro de ese “universo” que se entera, no solo hay amigos, conocidos, socios, también hay empresas reclutadoras que revisan esta actividad para decidir sobre los candidatos que están evaluando.

Como dije arriba, como te ven te tratan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s